EL RECOMENDADO: Morning Phase.

El viaje de la oscuridad hacia la luz que nos despierta

Por Chris Kofman 

   Esta cuestión de “bancar” artistas a veces se nos va de las manos. Me pasa con Woody Allen, por ejemplo. Un ser despreciable al que muchas veces, y de manera intencional, le perdono sus tropelías a cuento del gusto que tengo por algunas de sus películas.

   Salvando las distancias, me pasa parecido con Beck. Es complejo pero este tipo es un artista inmenso. Particular y excelso en su creatividad. Ciclotímico y mutante. Sin embargo me cuesta muchísimo soportar la mayoría de sus doce discos. Algunos incluso me parecen llenos de una falsa alegría, de una pose desprovista de sentimiento. Aun así lo sigo “bancando” porque sé que en cualquier momento nos regala alguna obra maestra.

   Es por eso, también, que estoy más cerca del Beck de raíz folk blues que del intento de Chicano que juega a ser algo que no es ni por asomo, dicho está. A mí me gusta el Beck que suena viejo y cansado. El muchacho que aparece entre las nubes de sus melodías con la voz quebrada para contarme lo que le ha pasado en su última incursión a las profundas aguas de la melancolía.

   “Sea Change” (2002) es, en mi opinión, su obra maestra. Escrito en su periodo más oscuro, logra transmitir ese tipo de espesa tristeza que todo buen artista debe tener. Juguetea con las lágrimas, la culpa, el martirio. Va y viene hacia la muerte: Del amor, del tiempo, de la música. Y todo rodeado de las melodías más hermosas.  Canciones como “Lonesome Tears”, “Already Dead” o “Sunday Sun” pueden ser asesinas en ciertos momentos.

   Doce años después, Beck, logra volver a esa fuentes con “Morning Phase”, un disco igual de melancólico pero contado desde otro lugar. “Hermano” de “Sea Change” según cuenta el propio músico. Un hermano blanco, pacífico e igual espectral.  La diferencia radica en que no es aquí el final, la muerte de las cosas, lo que impera sino el comienzo, La Mañana, El Sol que asoma  y renueva. El viaje de la oscuridad hacia la luz que nos despierta.

   Las melodías se asemejan, el tono de su voz y el ambiente folky y agridulce se mantienen pero el discurso nos provoca felicidad y no nos deja perplejos.  Incluso cuando el protagonista se queja de su soledad (‘Estoy tan cansado de estar solo’ grita al comienzo de la mágica “Blue Moon”) lo hace desde un halo de luz.

   Difícil es elegir temas solitarios de un disco extremadamente disfrutable como un todo pero intenten empezar por lo básico: “Morning” canción que, como aquellas películas de Hitchcock donde toda la trama se contaba en cinco minutos, sienta las bases de la obra. “Country Down” es una gloriosa pieza del más puro folk y “Waking Light” es, sin muchas vueltas, la vida misma.

   “Morning Phase” es el disco recomendado por Huemul Media para este fin de semana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s